Remedio natural para desaparecer el dolor de oídos

Spread the love

El dolor de oído es una de las sensaciones más incomodas de todas. Las personas que padecen este tipo de malestar salen corriendo como locos en busca de antibióticos; sin saber que existen montones de recetas para preparar un remedio natural que ayudará a desaparecer el dolor de oídos.

Nuestra misión es presentarte esas opciones sencillas, que ayudan a curar el malestar y bajar la intensidad del dolor de oídos. En este post, te traeremos 5 remedios caseros y completamente naturales que hará desaparecer tu malestar de una vez por todas.

La mayoría de las infecciones de oídos son producto de algún tipo de bacteria o virus, como síntoma de alguna enfermedad. Sin embargo, también puede ser el caso de que sea producto de acumulación de cera, suciedad o un caso especial, que tengas algo dentro que cause esa sensación. Como método general, te presentaremos algunos remedios naturales para aliviar esa sensación.

Tambien te puede interesar leer:

APRENDE A ELIMINAR EL DOLOR DE GARGANTA

MÉTODO NATURAL PARA LAS VARICES

Jugos verdes para personas diabéticas

5 remedios naturales para aliviar el dolor de los oídos

Las recetas naturales de remedios caseros siempre han sido la favorita de nuestras abuelitas a la hora de tratar malestar y enfermedades. Los ingredientes de la naturaleza y productos orgánicos tienen mayor cantidad de propiedades beneficiosas para el organismo. Al actuar directamente con la zona afectada, ayudan a tratar la intensidad del dolor, o de la afección que sea.

En este caso, el dolor de oído puede ser curado sin ningún tipo de problema y dejando de lado los fármacos costosos. Basta con implementar los siguientes remedios naturales:

  1. Agua oxigenada

El agua oxigenada es uno de los principales remedios caseros para aliviar el dolor de oídos. Su principal ventaja, es que limpia por completo todo el ducto auditivo, limpiándolo y dejándolo libre de cera y suciedades. De esta manera, libera la presión, la inflamación y ayuda a bajar el dolor poco a poco.

  1. Gotas de aceite de oliva

Según la AAP, el uso del aceite de oliva es uno de los métodos más seguros y efectivos que pueden existir para aliviar el dolor en los oídos. Unas dos o tres gotas tibias (NO TAN CALIENTE) puede ayudar a limpiar el ducto auditivo. Sin embargo, es un método que no tiene comprobación sólida, no obstante, su efectividad es un hecho.

  1. Dormir boca arriba

Si bien no es un remedio como tal, dormir boca arriba es un tratamiento casero que ayuda a aliviar el malestar de oídos. Cuando duermes de lado, tiendes a ejercer cierta presión sobre el oído, haciendo que se intensifique el dolor. La idea es evitar esto, adoptando una posición en donde no te recuestes sobre el oído y la mejor opción es boca arriba.

  1. Jugo de jengibre

Aplicar un poco de jugo o aceite de jengibre en la zona exterior del ducto auditivo es una forma muy sencilla de aliviar el dolor. Este producto natural tiene propiedades analgésicas por naturaleza que permiten adormecer la zona y reducir la intensidad del dolor de oídos.

  1. Esencia de ajo machacado

El ajo es uno de los productos orgánicos con mayor cantidad de propiedades analgésicas y antibióticas en el mundo. Esto lo hace ideal para tratar el malestar de dolor de oído, y a desinflamar la zona. Debemos usar solo la esencia del ajo, y para ello, tendremos que machacarlo con un poco de aceite de ajonjolí. Lo licuamos y lo calentamos un poco, que no esté más caliente que la temperatura corporal (USAR TERMOMETRO), y lo aplicamos en el canal auditivo, con un par de gotas bastará.

Acaba con el dolor de oído con estos remedios caseros

Aunque no lo creas, con usar estos 5 medicamentos estarás aliviando por completo esa incómoda sensación que produce el malestar de los oídos. Nuestras opciones son seguras y garantes de resultados increíbles. En este sentido, te recomendamos que elijas el remedio natural que más te llame la atención. Por otra parte, también aconsejamos que acudas al especialista para determinar cuál es el origen de tu dolor y de esta manera poder determinar cual es el mejor tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *